Oaxaca MX
Opinión Presupuesto informativo

Quiebran una de cada 4 empresas oaxaqueñas: INEGI

Misael Sánchez / Columna Presupuesto Informativo

Con la pandemia, en Oaxaca aumentó el riesgo de quiebra para muchas empresas, sin embargo, en el éxito o el fracaso de las unidades económicas también está el desempeño de sus administradores, pues los cierres de empresas ya venían ocurriendo desde antes que se adoptaran las primeras medidas por la presencia del coronavirus.
Hace un año, en julio de 2021, el INEGI dio a conocer la muerte del 26.65% de establecimientos captados en Oaxaca por los Censos Económicos del 2019.
Aunque la cifra es inferior al promedio nacional, estamos hablando de la desaparición de uno de cada cuatro negocios en la entidad.
En las semanas siguientes tendremos un panorama más actual de la esperanza de vida de los negocios en Oaxaca.
Por lo pronto, de acuerdo con el último reporte, en un año cerraron 27.76 micronegocios de Oaxaca; 17.47% de las Pymes; un 19.90% de empresas de manufacturas; un 26.29 del comercio y un 33.53 de servicios privados no financieros.
Tras el Censo, se reportó que en julio de 2020 la cifra de establecimientos muertos fue de 13.70%.
Por supuesto, también hubo nacimientos de empresas en este tiempo.
En septiembre de 2020 se reportó un 11.19% de nacimientos y en julio de 2021 un 18.17% de nacimientos.
Son más las empresas que mueren que las que nacen y de acuerdo con expertos en seguridad social, el cierre o el quiebre de empresas continuará, principalmente por la falta de disciplina financiera.
En el imaginario de la mayoría de la población, sobre todo de quienes no son emprendedores, se tiene la idea que una empresa que ofrece bienes y servicios tiene ingresos y egresos, por lo que al final, son más las ganancias que las pérdidas.
Se entiende que un negocio próspero, es aquel donde después de pagar insumos, impuestos y recursos materiales y humanos, se obtienen utilidades que se invierten o reinvierten y, en el peor de los casos, se utilizan para pagar deudas o créditos.
Sin embargo, en una mala administración, nunca habrá riqueza, porque la falta de ahorros no permite invertir en bienes que generen plusvalía o ahorros que brinden rendimientos.
Coloquialmente se podría decir que es necesario tener un “colchón” para los tiempos de “vacas flacas”
Es tiempo de pensar que las empresas, también son como los gobiernos y las familias, porque no solamente necesitan ingresos, sino también ahorros para enfrentar tiempos difíciles.
Al final, una familia disfuncional, un gobierno corrupto o una empresa mal administrada siempre estarán en riesgo de extinción.

Artículos relacionados

Crisis en la UABJO

Fernando Cruz López

Triunfo de Petro en Colombia, nueva geografía política en América Latina

José Murat

Carcel para Alito

Redacción
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

You cannot copy content of this page