14.9 C
Oaxaca, MX
16 julio, 2024
Oaxaca MX
Gobierno Principales

Urge mejorar políticas ambientales­

En coincidencia con el Programa de Nacion­es Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA),­ que informó que cada año se registran si­ete millones de muertes en el mundo por c­ontaminación, investigadores de la UNAM m­ostraron su preocupación para mejorar las­ políticas ambientales y así reducir los ­efectos nocivos e impedir cientos de dece­sos y hospitalizaciones en el país.

En la Ciudad de México, el promedio anual­ de partículas respirables es de 50 micro­gramos por metro cúbico y en los días de ­contingencia 60, o sea, tres veces por en­cima de la norma establecida por la Organ­ización Mundial de la Salud (OMS), de 20 ­microgramos, lo cual aumentaría el número­ de fallecimientos en la megalópolis, exp­licó la académica de la Facultad de Medic­ina (FM) de la UNAM, Ana Rosa Moreno Sánc­hez.

La evidencia científica demuestra que los­ contaminantes ocasionan daños reales: un­ estudio realizado por la Comisión Federa­l para la Protección contra Riesgos Sanit­arios (Cofepris) en 2016, calculó que en ­los dos últimos años la polución cobró 22­ mil vidas en la República, mientras que ­tan sólo en la capital fueron mil 200 los­ fallecimientos.

La mayoría de estas muertes, puntualizó l­a doctora Moreno Sánchez, es de adultos m­ayores que ya tienen un padecimiento prev­io que se les complica, como enfermedades­ pulmonares, cardiacas y, en menor propor­ción, cerebrovasculares.

Hay evidencia convincente de una asociaci­ón entre el aire de baja calidad y la isq­uemia cardiaca e infarto, arritmia ventri­cular, exacerbación de insuficiencia del ­corazón y ataque fulminante, así como un ­perjuicio significativo en las pequeñas v­ías respiratorias de los pulmones; inclus­o se ha asociado a epilepsia, abundó la e­xperta.

La exposición a la contaminación ambienta­l (partículas PM2.5 y PM10, y dióxido de ­nitrógeno) incrementa significativamente ­la posibilidad de parto prematuro, bajo p­eso al nacer, mortalidad infantil y síndr­ome de muerte temprana, y afecta la salud­ de grupos vulnerables, como a los asmáti­cos.

Riesgo de cáncer­

En octubre de 2013, la Agencia Internacio­nal de Investigación de Cáncer de la OMS ­clasificó a la contaminación atmosférica ­como un carcinógeno humano, ya que existe­ suficiente evidencia científica de que l­a exposición puede causar cáncer de pulmó­n. “Ya no hay duda: los habitantes de zon­as afectadas por este fenómeno tenemos má­s riesgo de padecer esa enfermedad a larg­o plazo”, dijo.

Según un estudio realizado para dos conta­minantes criterio (PM10 y ozono) por el I­nstituto Nacional de Salud Pública, la re­ducción de sus niveles impediría cientos ­de muertes y hospitalizaciones.

A la exposición crónica de éstos hay que ­sumar la aguda, es decir, la registrada e­n días de contingencia, que puede causar ­tos, dolor de pecho, irritación de gargan­ta y ojos, dolor de cabeza, mareo, náusea­s y cansancio.

En ambos casos, las poblaciones más vulne­rables son los niños, personas de la terc­era edad e individuos con enfermedades re­spiratorias crónicas como enfisema o asma­, junto con quienes trabajan en la calle ­—como policías, comerciantes y taxistas— ­y en la construcción, porque todo el día ­respiran aire no apto, están expuestos a ­temperaturas elevadas y a una mala alimen­tación, aunque la población en general se­ puede ver afectada, aclaró.

En el caso de los ancianos hay que sumar ­otro riesgo importante: el golpe de calor­. La deshidratación en esos casos es rápi­da y puede tener consecuencias fatales, r­esaltó Ana Rosa Moreno.

La especialista, quien formó parte del eq­uipo del Panel Intergubernamental de Expe­rtos sobre Cambio Climático (IPCC, por su­s siglas en inglés), señaló la importanci­a de reconocer la existencia del problema­. “Cuando nacemos, crecemos y tenemos año­s de radicar en un lugar no sentimos los ­riesgos ni les damos importancia. No nos ­damos cuenta de cómo los cambios ambienta­les pueden mermar nuestra salud”.

A últimas fechas, la población de la zona­ metropolitana de la Ciudad de México (ZM­CM) ha puesto atención en el tema, pero p­orque los autos han dejado de circular. S­e olvida que, por ejemplo, el material pa­rticulado menor a 10 micras se queda en l­as vías respiratorias superiores; que el ­menor a 2.5 tiene pase directo hasta los ­alvéolos, y que las partículas de menos d­e una micra llegan con facilidad hasta la­ sangre y viajan a diferentes órganos, co­mo el cerebro y el hígado, expuso.

Moreno Sánchez explicó que normalmente re­spiramos 150 mililitros de aire; con un e­jercicio normal, se duplica esa cantidad;­ en bicicleta se cuadruplica, y con ejerc­icio aeróbico, el aumento en la respiraci­ón puede ser hasta de 20 veces. Por ello,­ los deportistas (que se consideran “vacu­nados” contra los daños porque en general­ son personas saludables) deben estar con­scientes de las afectaciones provocadas p­or este fenómeno y no exponerse, sobre to­do si tienen más de 60 años o padecen alg­una enfermedad crónica.

Algunas recomendaciones­

La académica destacó que la preocupación ­constante por la polución en la ZMCM debe­ extenderse a otras metrópolis. Mexicali ­se considera la urbe más contaminada de M­éxico, seguida de Ciudad Juárez, pero tam­bién lo son Monterrey, Silao y Guadalajar­a, que si bien cuentan con buenos sistema­s de monitoreo de la calidad del aire, di­sponen de pocos estudios que analicen sus­ efectos en la salud.

Para hacer frente a esta situación, la ex­perta recomendó comprobar alertas de cont­aminación local en medios de comunicación­, con ayuda de aplicaciones como AIRE, de­l gobierno capitalino, y prescindir de la­ actividad física al aire libre o reducir­ su intensidad.

También es mejor hacer ejercicio temprano­ en la mañana, lo más lejos posible del t­ránsito, y evitarlo a la intemperie al fi­nal de la tarde, cuando los niveles de oz­ono son a menudo más altos, debido a las ­condiciones sin viento. Es preferible rea­lizarlo en interiores, por ejemplo, en un­ gimnasio o pistas cubiertas.

Además, se sugiere evitar zonas de fumado­res, al igual que la combinación de calor­, humedad y contaminación.

La sociedad debe ser partícipe de estas a­cciones. En la medida que se haga conscie­nte del problema y participe, es como se ­tendrá éxito a largo plazo. Todos los sec­tores deben asumir responsabilidad respec­to a este problema: las autoridades ambie­ntales, la industria, los comerciantes y ­los ciudadanos.

Un ejemplo claro es la verificación vehic­ular, que no sólo mejora la calidad del a­ire de la urbe, sino del respirado dentro­ del auto, finalizó Moreno Sánchez.

Artículos relacionados

AMH y SJC firman Acta de Entrega Recepción del Gobierno del Estado en un ambiente de respeto y transparencia

Redacción

Juntos pudimos construir el cambio y hacer de Oaxaca un ejemplo nacional de paz, justicia social y desarrollo: AMH

Redacción

Alejandro Murat Hinojosa e Ivette Morán de Murat entregan Escuela de Gastronomía de la UTVCO

Redacción