AGENCIA DE NOTICIAS
Agencia de noticias

Realizar estilos de vida saludables incrementa el deseo sexual

  • El ejercicio optimiza el flujo sanguíneo del cuerpo produciendo en las mujeres más sensibilidad en el clítoris

Oaxaca de Juárez, Oax, 13 de febrero de 2020.-Dejar de fumar, evitar consumir alcohol, realizar ejercicio y llevar una dieta equilibrada favorece el buen funcionamiento hormonal e incrementa el deseo sexual.

Así lo señaló, la psicóloga capacitadora del Consejo Estatal para la Prevención y Control del Sida (Coesida), Guiexuba De la Cruz Blas, quien dijo que para tener una vida sexual segura y satisfactoria, primero debe existir una buena comunicación con la pareja, el respeto a decidir libremente qué hacer, cuándo, cómo hacerlo y dónde, además de informarse para prevenir y disfrutar sin riesgos ni temores.

Indicó que realizar diariamente una actividad deportiva como la natación o yoga, entre otros, optimiza el flujo sanguíneo del cuerpo produciendo en las mujeres más sensibilidad en el clítoris y así aumentar el deseo sexual, en el caso de los hombres se incrementa los niveles de testosterona,  excitación y energía para los encuentros en pareja.

De la Cruz Blas, quien también cuenta con una especialidad en Sexología Educativa explicó, que el ejercicio coadyuva a que el cuerpo tenga mayor rendimiento, flexibilidad y fortaleza; además, es un estimulante seguro y natural.

Advirtió que hábitos como fumar dificulta la irrigación sanguínea, lo cual está relacionado con patologías como disfunción eréctil, y en las mujeres se asocia con la reducción de lubricación, lo cual entorpece el logro de una relación placentera.

Por otro lado, enfatizó que al beber alcohol la excitación puede ser más lenta debido a que esta sustancia suprime el sistema nervioso central, asimismo mencionó que las enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes o la obesidad, pueden ser factores para la disminución o nulo apetito sexual.

Ya que estas enfermedades pueden provocar un descontrol hormonal y mayor acumulación de grasas en las arterias, lo que provoca disminución de sangre en los órganos sexuales, impidiendo alcanzar el orgasmo.

En este sentido, destacó que el estrés juega un papel importante a la hora de la intimidad, ya que incrementa los niveles de cortisol y reduce los de testosterona, por lo cual es factor de riesgo para disfunción eréctil, anorgasmia o eyaculación precoz.

La especialista aseveró la importancia de dedicarle tiempo al amor, a la seducción, al romance, sobre todo en el caso de las parejas con varios años de relación, por lo que se debe cambiar algunos hábitos para tener una mejor vida sexual.

Señaló que al paso de los años el amor madura, la magia puede desvanecerse y la emoción de los encuentros en pareja suelen ser menos constantes y dedicados, «lo más importante es que el amor por el otro continúe, junto con las ganas de poder implementar nuevas conductas para mejorar la relación y recuperar la etapa inicial».

Hizo énfasis que la falta de tiempo, diálogo y la ausencia de contacto físico (abrazos, besos y caricias), son algunos de los signos de una vida sexual decreciente, “en muchos casos la solución no es la separación, las personas suelen asociar la falta de deseo sexual con la ausencia de amor, pero en la mayoría solo es falta de comunicación y de tiempo, las parejas pueden volver a reactivar su vida sexual”.

Por ello recomendó, dedicar momentos de intimidad, valorarse, aprender a conocerse nuevamente, a disfrutarse, y a buscar ayuda, consejería en cualquier unidad médica de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), en donde personal capacitado puede orientarlos o descartar alguna enfermedad que pueda estar ocasionando problemas en la intimidad.

 

 

Deja una respuesta

error: Content is protected !!