AGENCIA DE NOTICIAS
Agencia de noticias

Es tiempo del federalismo a favor del Sur de México: Alejandro Murat

+ El Presidente Andrés Manuel López Obrador recibió el bastón de mando de manos del mandatario oaxaqueño, en el Centro Cultural y de Convenciones

Ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Gobernador Alejandro Murat Hinojosa dijo que con el nuevo federalismo es tiempo del sur de México y destacó que Oaxaca quiere escribir la nueva narrativa de México desde la visión de los pueblos indígenas.
En el Centro Cultural y de Convenciones, durante la presentación del Programa Nacional de los Pueblos Indígenas, el mandatario estatal destacó la importancia del nuevo acuerdo de la Federación con México.
“Ha llegado la hora de que cuando se hable de federalismo se hable también de nuestros pueblos y comunidades indígenas que hasta ahora no habían tenido ni voz ni voto y de nuestros pueblos afromexicanos que desde la costa de Oaxaca y Guerrero hoy luchan por alcanzar el reconocimiento constitucional que también la historia les debe”, expresó.
El Presidente López Obrador reiteró que en el presupuesto del 2019 se asignarán recursos para concluir las carreteras al Istmo y la Costa, además de que se modernizará la refinería de Salina Cruz y se ampliará el Puerto de Salina Cruz, así como la creación de la Zona Libre y la modernización del Corredor Transístmico de Salina Cruz a Coatzacoalcos.
Anunció además la compra de cosechas de los pueblos originarios; la siembra de más de 1 millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, así como créditos a la palabra para la compra de novillonas y sementales, mayor asistencia médica y un mejor sistema de salud.
Compartimos la versión estenográfica del mensaje del Gobernador Alejandro Murat Hinojosa:

Señor Presidente Andrés Manuel López Obrador:

Sea usted bienvenido a la tierra del oaxaqueño más universal. Sea usted bienvenido a esta tierra del hombre que encabezó la segunda transformación de la vida pública de México. Sea usted bienvenido señor Presidente a la tierra del Presidente Benito Juárez.

Sea usted bienvenido a esta tierra de hombres luchadores con la causa social, a aquellos precursores de la revolución, a la tierra de los hermanos Flores Magón. Sea usted bienvenido a la tierra del Maestro de América, de José Vasconcelos.

Quiero entregarle este bastón de mando, no como símbolo del poder, sino como símbolo del anhelo de los pueblos indígenas, de los pueblos originarios, de la esperanza como reivindicación social de lo que somos: indígenas todos.

Este bastón de mando debe servir como guía para la reivindicación de los derechos culturales, políticos, sociales y económicos de los pueblos originarios, de aquellos que nos dieron la cultura milenaria.

Para reivindicar al pueblo zapoteco, a ese que construyó Monte Albán. Debe servir para reivindicar al pueblo mixteco, aquel que nos ha dado todo un legado, una de las más grandes festividades que tiene nuestra cultura: el Día de Muertos.

Este bastón debe servir como guía para reivindicar al pueblo mixe jamás conquistado; al pueblo chinanteco que en 1530 enfrentó a los españoles.

Debe servir para reivindicar al pueblo triqui que en 1822 fue el primero que declaró su autonomía en la Independencia Nacional.

Este bastón debe servir para reivindicar a los pueblos amuzgos, a los cuicatecos, a los chontales, a los chocholtecos, a los chatinos, a los huaves, a los ixcatecos y a los zoques, y por supuesto a los mazatecos.

Debe servir para reivindicar la lucha del sureste, aquella que se funda en la cultura Olmeca, allá en La Venta, en Tabasco, en su tierra, allá en Tres Zapotes, Veracruz o en la cultura maya, allá en Chichén Itzá, Yucatán; en Tulum, Quintana Roo, o en Palenque, Chiapas y por supuesto en Calakmul, Campeche.

Señor Presidente: decía Aristóteles que “hay que tratar igual a los iguales, pero desigual a los desiguales”, compartimos con usted esa visión de un México profundamente desigual y es ahí si entendemos por justicia que hay que tratar desigual a los desiguales, que es simple, la relación entre la Federación y los pueblos originarios ha sido que ha faltado justicia social.

Nos ha marcado la ruta claramente Benito Juárez. Benito Juárez, entendió de manera sencilla y de manera práctica el Federalismo, fue Benito Juárez el que dijo “mi quehacer político no debo estar guiado por los deseos de los pequeños grupos, debo de estar guiado por la voluntad nacional”.

Es ahí señor Presidente en donde tenemos entonces que preguntarnos qué Federalismo queremos, un Federalismo plano como lo señalan algunos en la ciencia política o la teoría Constitucional como un proceso político o una estructura jurídica o más bien, como decían nuestros maestros que hay que saber leer entre líneas la facultad constitucional de aquellos líderes que están por encima del momento y de la coyuntura.

Es ahí en ese Federalismo señor Presidente, aquel como donde usted lo ha demostrado, que es el primer Presidente que ha recorrido los 570 municipios de Oaxaca, los 417 de usos y costumbres en donde el Federalismo entendemos que es solidaridad, que es sentido de urgencia, que es entender el dolor de la gente.

De ahí, es donde está la oportunidad, así estuvo la oportunidad en el norte de México cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio en donde llegó el desarrollo en empleo y en infraestructura y hoy la zona franca que usted propone, ahí es donde entendemos porque el norte ha crecido tres veces más rápido que el sur de México, o porque el centro del Bajío ha tenido una infraestructura para poder tener la industria automotriz o aeronáutica que hemos visto crecer dos veces más rápido que el sureste de México.

Por eso hoy, con respeto, pero también con firmeza le decimos al norte, le decimos al este y le decimos al oeste, que son tiempos del sur por primera vez; del suroeste y del sureste de México.

Señor presidente, en Oaxaca pregonamos el federalismo, no hay quien que soy federalista cuando me va bien y soy centralista cuando no me toca nada.

Hoy queremos desde Oaxaca escribir la nueva narrativa de México lo queremos hacer desde la visión de los pueblos indígenas, así como lo dijo magistralmente Miguel León y Portilla “Nunca desde la visión, desde los vencidos”.

Señor presidente celebramos este nuevo pacto entre la federación y los pueblos indígenas, ese pacto que le permite por primera vez tener a los pueblos originarios voz y voto, y que también reconoce al pueblo afromexicano desde Guerrero hasta Oaxaca, esa deuda histórica de reconocer sus derechos constitucionales.

Señor presidente celebramos ese pacto y que a partir de hoy cuando se hable de federalismo se hable de los pueblos indígenas, celebramos también que sea un oaxaqueño, que sea un paisano, que sea un amigo, Adelfo Regino Montes el que encabece la tarea de los pueblos indígenas para que él con su coraje, para que él con su pasión, para que él con su capacidad probada vuelva a sentirse el México profundo que debe volver a ser protagonista de la vida nacional.

Hoy presidente no tenemos a un hombre que no viene administrar viene un hombre que viene a transformar y quiero decirle que cuenta con Oaxaca que cuenta con los pueblos originarios para enfrentar esos contrastes, esas desigualdades y empezar a reconstruir ese piso mínimo de desarrollo para que todo México alcance los bienes de felicidad y cultura de este mundo.

¡Qué viva los pueblos indígenas, y qué viva el presidente Andrés Manuel López Obrador!

 

Deja una respuesta